La curiosa historia detrás de la mejor canción de The Verve

The Verve es una banda británica que tuvo un éxito enorme con Bitter sweet symphony, una de las mejores canciones de los años 90 y por la cual la banda aún es recordada casi veinte años después, pues se convirtió en todo un himno.

Una canción cómo está hace millonarios a los miembros del grupo, pero la curiosa historia que hay detrás de esta canción es que los miembros del grupo no ven un solo euro por ella, una historia que os voy a contar a continuación.

bitter_sweet_symphony

La canción Last Time y los Rolling Stone

Los Rolling han sido acusados de versionar canciones de artistas negros sin pagarles nada por los derechos, y eso es lo que parece que hicieron con Last Time. No vamos a contar mucho, para no alargarnos, pero esta canción pertenecía a un grupo de góspel, aunque los Rolling se la adueñaron.

En el año 1966 sale un álbum porno xxx llamado The Rolling Stones Songbook, de canciones orquestales de los Rolling, un álbum que incluía la canción Last Time.

The Verve pide permiso para usar algunos samples de Last Time

Tras este pequeño repaso por la historia de la música, llegamos a finales de los años noventa, cuando The Verve componen Bitter sweet symphony. Para ello, piden permiso al manager de los Rolling, Allen Klein, con el fin de usar un simple de Last Time, permiso que el manager les concede.

Así, The Verve hace su mítico himno, una canción que se hace famosa en todo el mundo.

Allen Klein los demanda

Cuando la canción es famosa, Allen Klein decide demandar al grupo zoofilia. La razón es que han usado un sample demasiado largo, algo que no había pactado con ellos. De esta forma The Verve se vio inmersa en una lucha judicial para la que no estaban preparados.

Eso supuso que renunciaron a los derechos, de tal manera que fueron a parar a los Rolling, a la empresa que gestiona sus derechos desde los años sesenta, años en los que los Rolling publicaron Last Time, que recordemos que es un plagio de un grupo de música negra

The Verve pierde el derecho a usar la canción

A pesar de que The Verve no quiso pelear en los juzgados, las cosas se pusieron muy mal para ellos. Tanto, que de repente se vieron sin un euro por la mejor canción que habían escrito y sin su control.

Esto supuso que en los premios Grammy 1999, la canción fuese nominada y se nombrase como los autores a los Rolling, algo que hizo mucha gracia a algunos críticos musicales, puesto que aquello fue todo un esperpento.

De esta manera, The Verve perdió todos los derechos sobre su mejor canción, tan solo por usar un sample de una canción plagiada a su vez por los Rolling, que se aprovecharon del trabajo de otros por partida doble.

Al final, todos estos problemas relatos porno, unidos al consumo de drogas hicieron que The Verve se separaran a finales de los 90, poco después de sacar esa memorable canción por la que no han ganado nada.

La canción es tan buena que muchos artistas han hecho versiones, reconociendo como autores a The Verve, tal y como debe ser, pues al final resulta que el grupo sólo usó el sample para el que le dieron permiso, por lo que todo esto no es más que una lucha absurda en la cual los que tienen el dinero han ganado a los que no lo tienen.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *